Etiquetas

, , , ,

Nuevamente en el país, los ciudadanos presienten airados una indiferencia de las autoridades que de acuerdo a las normas vigentes deben preocuparse por el cumplimiento de la legislación ambiental, pero que los efectos de procesos mal llevados o mal controlados, los llevan a sufrir indeseables efectos. Las poblaciones locales consideran que no son adecuadamente escuchados, ya que los hechos demuestran que deben soportar consecuencias indeseables en su calidad de vida, lo que los lleva a cortar las carreteras como forma valedera e eficaz para alzar su voz y ser escuchados por los conductores políticos. Claramente este no es ni debe ser el camino, ya que siempre se perjudica a sectores que no tienen ninguna relación con el problema, ni en su origen  ni menos en su funcionamiento.

Es así como en  la madrugada del recién pasado sábado 21 de abril del 2012, los lugareños de Huasco y Freirina, cansados de no ser escuchados, efectúan un corte de esa carretera con barricadas en el sector de Nicolasa,  para presionar contra el accionar de la Empresa “Agrosuper”, a quien consideran responsable del deterioro de su calidad de vida.

Los vecinos de esas localidades, sufrirían efectos de malos olores y moscas, especialmente a partir de las 6 de la mañana, e incluso una vecina Jenny Tamblay  señaló que “es muy triste levantarse en la mañana y más pena nos da llevar a nuestros hijos con la carita tapada al colegio por los olores”  (http://www.elciudadano.cl/2012/03/29/50380/vecinos-de-freirina-cansados-de-malos-olores/).

En el mismo artículo anterior, las organizaciones comunitarias explican la causa de estos desagradables olores, las que se deberían a las situaciones provocadas por el accionar de la empresa Agrosuper, que se ubica y funciona en ese sector.

Independiente si es o no culpable, existió en su momento los respectivos controles, planeación ambiental tramitada, aprobada y otorgados los permisos correspondientes posibilitando el funcionamiento de esta planta, en consecuencia, si esta instalación es la causante de los malos olores, como así lo señalan las organizaciones sociales locales, este proceso no se realizó como debió haber sido, contendría errores y además, indicaría que la voz de los vecinos no estuvo debidamente informada, asesorada, representada y considerada.

Luego, se debe revisar esta situación y determinar científicamente de quien es la responsabilidad del deterioro que están sufriendo en su calidad de vida estas localidades y sus habitantes, quienes están soportando estos efectos negativos y sufren alteraciones en su vida normal y en consecuencia deben ser compensados económicamente.

Es deber de las actuales autoridades, determinar los pasos a seguir, idealmente en forma  coordinada e informada a la ciudadanía, para que ésta se sienta identificada y representada, siendo lo más importante las medidas efectivas destinadas a revertir estas nefastas consecuencias en los pobladores y sus familias.

Lamentablemente, ha existido una despreocupación y ambigüedad en el resguardo de los intereses ciudadanos por parte de quienes tienen la responsabilidad de conducir los procesos de planificación ambiental y de los permisos que corresponde, desde el punto de vista legal que deben ser otorgados para el funcionamiento de entidades y servicios productivos, pero se presiente que las influencias y malas prácticas de algunos, afectan los intereses de los  habitantes de un sector o de una localidad, en algunas ocasiones con el beneplácito de las autoridades responsables, como por ejemplo la instalación de la planta de respaldo de Metrogas en Peñalolén y  otros casos.

En ocasiones, se modifican o se interpretan  de acuerdo a sus intereses el ordenamiento territorial o bien, se autoriza materializar en zonas donde no corresponde, ciertas actividades comerciales que afectan a seres humanos y a los ecosistemas, los que deben ser protegidos o zonas donde no se permite la ejecución de ciertas actividades, pero las presiones indebidas tienen mejores resultados.

El caso de la zona del Huasco tiene otras implicancias, específicamente el uso del agua en esa cuenca, que está siendo afectada seriamente por las diferentes actividades que se están llevando a cabo, situación que afecta a los habitantes locales, cuyas actividades de sustento de vida dependen de la existencia de este vital elemento y las presunciones futuras, nos llevan a pensar que tendrá graves consecuencias.

Finalmente, se debe señalar que este camino de protestas, destinadas a vencer la indiferencia de quienes tienen la responsabilidad de conducir los procesos ambientales no puede continuar por esta senda, no pude basarse y respaldarse por la violencia, debiendo centrarse los esfuerzos de todos los organismos públicos y privados para actuar conjuntamente en la preservación y/o recuperación de la calidad de vida de las localidades, cualquiera sean las circunstancias, considerando que existe un claro rumbo orientador del funcionamiento de cualquier sociedad moderna que se basa en el más amplio sentido y concepto del Desarrollo Sostenible, como única herramienta lógica, posible y con futuro estable, para enfrentar en una buena posición los desafíos del presente y del mañana.