Etiquetas

, , ,

Quebrada de Macul

La creciente contaminación mundial, lleva a determinar que “ya está aquí el Cambio Climático” ( Nebel J. Bernard y Wright T. Richard. “Ciencias Ambientales. Ecología y Desarrollo Sostenible”. Editorial Prentice Hall Hispanoamericana. México 1999. P. 315),  no obstante, no todos lo consideran así, ya que algunos piensan que la Tierra tiene una gran capacidad de recuperación de los daños y que premisas falsas suelen tergiversar los resultados de los modelos por computadora. 

Sin embargo, se están presentando y detectando situaciones que muestran aumentos de temperaturas, días más calurosos registrados desde 1980, existencia de temperaturas frías en 1991 durante la erupción del volcán Pinatubo en Filipinas  oportunidad en que los meteorólogos predijeron que originaría una tendencia temporal al enfriamiento y acertaron, ya que cuando las emisiones del volcán dejaron la atmósfera, se volvió a la tendencia del calentamiento manifestada en los años ochenta, el manifiesto retroceso durante el siglo XX de los glaciares donde incluso muchos de ellos han desaparecido, también se esperan ascensos en el nivel del mar afectando a las zonas costeras, cambios en las precipitaciones, descenso de la pluviosidad en algunas partes, aumento o desaparición en otras, diseminación de enfermedades tropicales a otros sectores del planeta, entre otros aspectos. Cabe señalar que casi 3000 millones de personas viven en zonas inundables, de allí la gravedad de esta situación.

También los distintos modelos destinados a proyectar el clima del futuro, coinciden en que si se duplican las concentraciones de gases invernadero la tierra se calentaría entre 1,5 y 4,5 grados (casi todos los cálculos señalan 2,5 grados). baja.  Este aumento de temperatura, trae dos grandes consecuencias, el primero de ellos se refiere al cambio climático regional y el otro a un ascenso en el nivel del mar.  Estos efectos se harían muy evidentes en las próximas décadas, después del 2050.

El cambio de clima afectará el régimen pluvial y a la agricultura.  La diferencia entre las temperaturas de los polos y el Ecuador es una de las principales fuerzas para la circulación atmosférica.  Un aumento del calor en los polos reducirá esta fuerza y modificará tanto las pautas de la circulación del aire como la distribución de las lluvias.  También ocasionarían cambios climáticos las alteraciones en la circulación oceánica causadas por el efecto invernadero, asimismo que las corrientes marinas se detengan y produzcan cambios repentinos en las temperaturas en los continentes.

Otros cambios que se han analizado, son que los vientos en Europa se han vuelto cálidos y secos, el calentamiento esporádico del sur del Pacífico conocido como El Niño, se está haciendo cada vez más común, fenómeno que modifica las corrientes de chorro y las pautas de humedad, la intensidad de las tormentas y la frecuencia de los huracanes se han acentuado y agravado en los últimos años y que las aseguradoras han debido pagar pérdidas por eventos naturales nunca antes vistos.

Los efectos más importantes se producirán en la agricultura, con posibles repercusiones en la alimentación de poblaciones en algunas regiones del mundo, asimismo, el nivel del mar se elevará a causa de la expansión térmica de las aguas oceánicas y la fusión de hielos y glaciares, debiendo considerarse que el nivel del mar ya está en aumento a un ritmo anual de 1 a 1,5 mm, atribuibles al calentamiento del último siglo.

De igual forma es probable que el calentamiento asociado al cambio de clima se acentúe en las regiones polares, especialmente un derretimiento de la Antártica que posee casi todo el hielo del mundo y que en consecuencia elevaría el nivel del mar. Según cálculos conservadores, el aumento del nivel del mar inundará algunas zonas costeras y las hará más proclives a los daños de las tormentas, lo que obligará a las personas a emigrar tierras adentro, siendo posible que algunos países costeros vean seriamente amenazada su existencia, la mayor elevación calculada causará desastres en casi todas las ciudades costeras donde habita cerca de la mitad de la población mundial y las sedes de sus empresas y comercio.  Los cálculos entre 15 a 95 centímetros son para el siglo XXI y el efecto será mucho mayor después del 2100.

Solo el aumento del mar significa una fuente posiblemente inagotable de conflictos, tanto al interior como al exterior de los Estados afectados, sin embargo surge la duda si están en condiciones o no, las ciudades y poblaciones al interior de los continentes para recibir y acomodar a millones de desplazados.  A estos orígenes de conflictos, debe agregarse los problemas agrícolas, pluviosidad, enfermedades, desastres naturales, etc.

En cuanto a los efectos al interior de los Estados, en ecosistemas como cuencas y otros sectores geográficos, pueden producirse una serie de fenómenos, como ampliación y cantidad de lagos y lagunas, aumento de la inestabilidad de los terrenos (peligro de avalanchas y derrumbes), modificaciones en los ecosistemas ártico y antártico, aumento de la escorrentía y de los niveles máximos de descarga en primavera en el caso de los ríos que se abastecen de glaciares y de nieve invernal cordillerana, aumento de la temperatura en ríos y lagos con efectos en la biodiversidad asociada, modificaciones en la calidad de las aguas debiendo invertirse mayores recursos para su transformación en agua para la bebida y mayores costos para los usuarios, adelantos en los brotes al inicio de la primavera con efectos en la migración de las aves y la desovación, reverdimiento más temprano en la época primaveral, modificaciones en la biodiversidad marítima con énfasis en algas, plancton y peces, migraciones más tempranas de los peces de ríos, y en general efectos en la biodiversidad total asociada a cuencas, praderas, zonas montañosas, bordes costeros, etc.

También se debe considerar que dado el tiempo en que se demoran en hacer efecto las emisiones contaminantes a la atmosfera, que ya han sido enviadas en el siglo XX y la primera década del siguiente, éstas se harán notar durante el presente siglo, siendo necesario detener este proceso de emisiones que llevan al calentamiento global y al cambio de clima.  La paralización o disminución a un nivel aceptable para el medio ambiente y la sustentabilidad de las emisiones a la atmosfera, no eliminarán los efectos previstos para el presente siglo.

Finalmente, al mencionar los efectos del cambio de clima y analizar las repercusiones de cada uno de ellos, se evidencian que serían desencadenantes de todo tipo de conflictos.